Capitulo I: La ciudad de noche

“¡La libertad! ¡La libertad!”
¿Que es la libertad? pregunto una voz ingenua.
La libertad es… Es eso la libertad y se oyeron de nuevo las voces a coro.
“¡La libertad! ¡La libertad!”

La ciudad comienza a encenderse. Carteles lumínicos por todas partes. La música se expande, se abre sobre todo el espacio. Los túneles se encienden con luces de colores. La noche inicia su cacería, su búsqueda de cuerpos. La noche es fiesta, es luz, es placer… ¿para todos?…

“Mi cuarto se llena de sombras, la luz se esconde en los rincones, mientras las sombras feroces la persiguen. La luz herida se pliega ante la noche tenebrosa. Afuera una luna pálida fría anuncia la llegada de la noche. La noche se alza sobre la ciudad. Mientras la luna blanca, inmóvil, allá en lo alto calla; esta muerta, ¡olvidada!…

Piii… Piii… Piii…

Alzo la cabeza del papel: “la sirena”. Miro lo que escribió, y después de estrujarlo lo lanzo al cesto. “No iré., no iré”.

Piii… Piii… Piii…

“No iré, no iré”.

Piii… Piii… Piii…

“No… para que, a mi nadie me espera”

Comenzó a vestirse lentamente. Tomo el auto y penetro en el túnel rumbo a la ciudad. Como prefería circular por la superficie, abandono las calles subterráneas. Le gustaba ver los fuegos artificiales, los enormes carteles lumínicos, las cataratas de fuegos que se formaban; pasar debajo de los arco iris de luces, hacían de puente y simbolizaban la entrada a la ciudad. Los chorros de luces caían sobre el auto. Se detuvo ante un cartel donde había una figura que bailaba, a veces vestida, a veces desnuda; a veces hombre y a veces mujer. Del interior salía una música estridente. Penetro en el salón oscuro, avanzo lenta¬mente sobre la alfombra hasta llegar a salón central; las luces se abrían y cerraban como abanicos: vio rostros verdes, amari¬llos, rojos, azules. Todos bailando, bailando hipnotizados por aquella música, que los dispersaba por todo el salón; donde se podían ver grandes columnas por las que corría un humo blanco, que caía y se desparramaba por el suelo para ser coloreado por las luces.

Anuncios

Acerca de Alejandro Madruga

Licenciado en Cibernética Matematica. Trabajo el tema de la Inteligencia Artificial desde 1986. He publicado articulos y ensayos sobre la Cibernetica y las tendencias tecnologicas. También he publicados narraciones de ciencia ficción
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s