Capitulo IV: Los homoides

Caminaba lentamente con los hombros caídos y la mirada perdida. Sus ojos azules inexpresivos parecían no ver. Uno de los profesores lo observaba detenidamente.

– Noam ven acá.

Giro sobre sus talones y se dirigió hacia donde lo llamaron.

– Dígame profesor.

– Acaban de llegar varios robot nodrizas ve a revisarlos.

Sus ojos hasta ahora inexpresivos tomaron un súbito brillo y su pálido rostro pareció sonrojarse.

Sin decir nada tomo algunas herramientas y hecho a andar hacia el laboratorio, las manos le temblaban levemente, sabia que el profesor lo observaba, trato de controlarse, se irguió y caminando despacio se dirigió a la sala C. Una vez dentro comenzó a correr de un lado para otro buscándola. Se detuvo y una amplia sonrisa se vislumbro en su rostro, acerco su mano al cuello y lo presiono levemente; ella abrió los ojos lentamente y le miro como suele una madre contemplar a su hijo.

– Hola amiga dijo Noam.

– Hola amigo dijo ella.

Noam sintió pasos, era un profesor que se acercaba.

– ¿Que estas haciendo?

– Reviso la fonética del robot RN313 respondió Noam parándose en atención.

El profesor se acerco interesado.

– Así que este es el famoso robot RN313. El ultimo de la serie del profesor Winner.

Aunque hacia frío, Noam sentía como una gota de sudor le corría por la frente.

– Lastima que los robot nodrizas no sean mi especialidad y diciendo esto se alejo.

Noam lo siguió con la mirada y una vez que se fue, se desplomo sobre una silla. Ella en cambio pareció no inmutarse sus ojos serenos estaban fijos en Noam.

– Noam tienes que controlarte.

– Me siento desesperado.

– ¿Desesperado? Ese sentimiento no es posible en los robots. Tú querrás decir: desajustado o descontrolado.

– No yo se lo que digo; es una sensación de angustia, de temor.

– Estas leyendo demasiado, no debes entrar más al cuarto del profesor Winner.

– No puedes entenderlo, me siento tan identificado con los humanos. Siento sus mismas ansiedades, si esa es la palabra: ansiedad… Es una sensación de soledad. Si no fuera por los libros del profesor, mi vida no tendría sentido. Son tan hermosos. ¿Por que no lees a Kipling?

– No, eso no tiene nada que ver conmigo. Yo se todo lo que necesito saber.

– No lo creas.

– ¿Para que necesito leer algo que no tiene objetivo practico?

– Esa es la cuestión, leer por el simple gusto de leer. Es… ¡Sentir la alegría y las penas de los personajes! ¿No puede un robot sentir eso?

– Yo no lo necesito, es una información superflua que ocuparía mi memoria inútilmente.

¿Inútilmente dices? ¡Es la belleza inútil!

– ¿Belleza? ¿Que sentido tu le das a esa palabra?

– Esa es la diferencia entre tú y yo. A ti solo te interesa el significado de las palabras, pero no la sientes.

– ¿Y que es para un robot sentir?

Para mi sentir es… no se… no podría explicártelo.

– Yo se que ustedes son otro tipo de robot, con otro características como sentir dolor. Pero los sentimientos, no. Solo los humanos pueden hablar así. Solo los humanos pueden cuestionarse sus sentimientos.

Noam contemplo sus expresivos ojos castaños.

– Oh amiga, tienes una voz tan dulce que no puedo molestarme contigo.

– Tú no puedes molestarte con nadie. ¿No te das cuenta?

– Pues si me molesto, y me molesto mucho, y muchas veces y tantas veces como me de la gana.

– Esta bien Noam, tu puedes molestarte. Si eso te produce estabilidad Ella le sonrió dulcemente, como hacia siempre con los pequeñuelos.

– Estoy molesto, molesto, decía Noam, mientras su voz se iba haciendo cada vez mas grave molesto, molesto. Repetía Noam como un tocadiscos fuera de revolución, molesto, molesto hasta apagarse solo.

– Te sientes mejor.

Noam proyecto su mirada hacia los ojos de ella.

– Gracias amiga, eres tan comprensiva conmigo.

– Eres el robot mas original y descontrolado del mundo.

– Y tu la mejor amiga del universo.

Anuncios

Acerca de Alejandro Madruga

Licenciado en Cibernética Matematica. Trabajo el tema de la Inteligencia Artificial desde 1986. He publicado articulos y ensayos sobre la Cibernetica y las tendencias tecnologicas. También he publicados narraciones de ciencia ficción
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s